Sociedades: Traslado del domicilio social al extranjero

¿Es posible trasladar el domicilio de una sociedad al extranjero? La Ley de modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles ha introducido en el Derecho español un conjunto de normas que permiten el traslado del domicilio social al extranjero de las sociedades mercantiles españolas, con mantenimiento de su personalidad jurídica; pero para que el traslado del domicilio social sea factible es preciso todavía que la normativa del país de destino admita la recepción de sociedades constituidas en otros países con mantenimiento de la personalidad jurídica.

Cuando se pretenda la emigración de una sociedad deberá analizarse la posición del ordenamiento jurídico del país de destino en cuanto a la posibilidad de trasladar el domicilio social manteniendo la personalidad jurídica.

¿Qué países lo permiten?

Los países cuyo ordenamiento jurídico admitirá la inmigración de sociedades mercantiles españolas serán aquellos que se basen en un modelo de atribución de la nacionalidad de sede real, es decir, que consideran que la sociedad tiene la nacionalidad del país en que radique su domicilio. Ello sucede, por ejemplo en Francia, Bélgica, Alemania, Austria, Luxemburgo, Portugal o Argentina.

Posible

Será posible en aquellos países que consideran que la sociedad tiene la nacionalidad del país en que radique su domicilio.

Atención. En estos países será posible trasladar el domicilio de una sociedad constituida en España y dicha sociedad dejará de ser española y pasará a regirse por las leyes del país de destino.

Por el contrario, los países que utilizan como punto de conexión para atribuir la nacionalidad el lugar donde la sociedad ha sido constituida, no admitirán la inmigración de sociedades mercantiles españolas pues, conforme a este criterio, las sociedades tienen la nacionalidad del país donde se constituyen y, en consecuencia, la regulación aplicable será, durante toda su existencia, la del país de constitución, con independencia de cuál sea el país en que la sociedad tenga su domicilio real y desarrolle su actividad. El modelo de constitución es el vigente, por ejemplo, en Estados Unidos, Reino Unido, Dinamarca, Holanda y Suiza.

Imposible

No será posible en aquellos países que consideran que la sociedad tiene la nacionalidad del lugar en el que ha sido constituida.

Atención. En estos países, si una sociedad española, por haber sido constituida en España, traslada su domicilio a dicho país, seguirá siendo española, incluso después de trasladado el domicilio social.

¿Es más fácil trasladar el domicilio de la Sociedad a un país de la Unión Europea?

El presupuesto de validez impuesto para el traslado de sociedades españolas al extranjero es único y común: que el país de destino admita el mantenimiento de la personalidad jurídica, tanto si el país de destino es un Estado miembro de la Unión Europea, como si no lo es.

Por consiguiente, para proceder el traslado de sociedades españolas a un Estado miembro de la Unión Europea, sigue siendo preciso analizar el ordenamiento jurídico del país de destino para saber si cabe o no el traslado.

La Ley de Modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles ofrece sólo una solución parcial, dado que el procedimiento de traslado del domicilio despliega sus efectos en dos ordenamientos jurídicos distintos, el del país de origen y el del país de destino. Por lo tanto, la efectividad del traslado vendrá determinada, no solo por el derecho español, sino que también habrá que tener en cuenta la legislación aplicable al país de destino.

Fuente: Disjurex

BUFETE APORTA & ASOCIADOS
C/ Santa Engracia 128, 1º C
28003 - MADRID
Tlfs: 914 417 922 / 55 - Fax: 913 991 780
correo@bufeteaporta.es