Fiscal: Transmisión del patrimonio empresarial

Comentamos hoy la reciente Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) de 10 de noviembre de 2011 (Asunto C-444/10, Schriever) sobre la transmisión de la totalidad o parte del patrimonio empresarial o profesional de un sujeto pasivo y su sujeción, o no sujeción, al IVA.

El tratamiento de este tipo de operaciones se encuentra recogido en el artículo 7.1º de la Ley española del IVA, que ya fue necesario reformar tras otra Sentencia anterior del mismo Tribunal (de 27 de noviembre de 2003, Asunto C-497/01, Zita Modes).

Muy resumidamente, se discute en el caso Schriever si es necesaria la transmisión de la propiedad del local comercial en el que se desarrolla la actividad, además de otros activos, o es suficiente que se pacte entre las partes un contrato de arrendamiento sobre tal local.

Los hechos relevantes del caso concreto son los siguientes: una empresaria venía explotando un comercio minorista de artículos deportivos en un local de su propiedad.  En un determinado momento vende tanto las existencias como el equipamiento de la tienda a una sociedad, sin repercutir IVA por ello al considerar tal transmisión no sujeta al Impuesto.  También suscribe un contrato de arrendamiento, por tiempo indefinido, con la sociedad adquirente de las existencias y el equipamiento, que desarrolló la misma actividad dos años más.  El contrato de arrendamiento contemplaba que podía ser resuelto por ambas partes en el corto plazo.

De acuerdo con el Tribunal, para que pueda considerarse que existe una transmisión de un establecimiento mercantil o de una parte autónoma de una empresa a efectos de su no sujeción en el IVA, es necesario que el conjunto de los elementos transmitidos sea suficiente para permitir desarrollar una actividad económica autónoma y que el cesionario tenga intención de explotar el establecimiento mercantil o la parte de empresa transmitida y no simplemente de liquidar de inmediato la actividad en cuestión.

La cuestión de si el citado conjunto de elementos transmitidos debe contener, en particular, tanto los bienes muebles como los inmuebles debe analizarse caso por caso, en función de la naturaleza de la actividad económica de que se trate y si tal actividad requiere, o no, la utilización de los locales comerciales concretos.

Considera el Tribunal que, con carácter general, no será necesario que el titular de la actividad a desarrollar lo sea también del inmueble en el que se encuentra el negocio, siendo suficiente la transmisión, en el caso concreto, de las existencias y equipamiento comercial, a efectos de su consideración como operación no sujeta sin que resulte necesario transmitir la titularidad de los locales comerciales.

Por el contrario, cuando resulte que el desarrollo de la actividad económica de que se trate requiere que el adquirente utilice los mismos locales de los que dispuso el vendedor, tales inmuebles deberán formar de la transmisión.  Ahora bien, puntualiza el Tribunal que nada se opone, en principio, a que la posesión se transmita mediante la celebración de un contrato de arrendamiento, sin que necesariamente deba transmitirse la propiedad.

Por último, se plantea también la relevancia que pueda tener la duración del contrato de arrendamiento.  Considera el TJUE que la posibilidad de resolver un contrato de arrendamiento por tiempo indefinido previo preaviso a corto plazo no es, en sí misma, determinante para concluir que el cesionario tuviese la intención de liquidar de inmediato el establecimiento comercial o la parte de empresa transmitida. Por tanto, esta circunstancia no permite denegar la aplicación del régimen de no sujeción sobre la base de este único motivo puesto que, de otra forma, se vulneraría el principio de neutralidad fiscal inherente al sistema común del IVA.

A la vista de lo anterior, resuelve el Tribunal que debe gozar del régimen de no sujeción al IVA la transmisión al cesionario de la propiedad de las existencias y del equipamiento comercial de un comercio minorista, concomitante al arrendamiento de los locales del citado comercio por tiempo indefinido, pero que puede resolverse a corto plazo por las dos partes, siempre que los bienes transmitidos sean suficientes para que el citado cesionario pueda continuar de manera duradera una actividad económica autónoma.

Confiamos en que las precisiones ofrecidas por el TJUE sobre esta materia, fuente de numerosos conflictos entre la Administración tributaria y los contribuyentes, contribuya a despejar algunas dudas que aún persisten a esta fecha. Eduardo Gardeta.

Fuente: Expansión

BUFETE APORTA & ASOCIADOS
C/ Santa Engracia 128, 1º C
28003 - MADRID
Tlfs: 914 417 922 / 55 - Fax: 913 991 780
correo@bufeteaporta.es