Laboral: Con la reforma será compatible cobrar la pensión con el trabajo por cuenta propia o ajena

Se exige haber alcanzado la edad legal de jubilación y el 100% de la base reguladora.

Otra novedad importante que incorpora la reforma es la posibilidad de compatibilizar el trabajo por cuenta propia o ajena, ya sea a jornada com-pleta o bien a tiempo parcial, con el cobro de una pensión de jubilación ordinaria o demorada (Capítulo I RD-ley 5/2013).

Según explicó la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, “el Real Decreto-ley facilita la posibilidad de ser pensionista activo, una opción que estaba muy restringida en el ordenamiento español, a diferencia de otros países europeos”.

Sin embargo, para poder acceder a esta modalidad se deberá haber alcanzado la edad legal de jubilación y el 100% de la base reguladora. Por tanto, esta opción, que el Ejecutivo denomina con el oxímoron pensionista activo, no se podrá ejercer en supuestos de jubila-ción bien anticipada o bien bonificada por trabajos penosos o tóxicos.

En líneas generales, (art. 3.1 RD-ley 5/2013) se abre la posibilidad de trabajar, tanto por cuenta ajena como propia, a tiempo completo o parcial percibiendo el 50% de la pensión (importe de reconocimiento inicial y de las revalorizaciones sin incluir complementos a mínimos). Una vez que el contrato acabe y el trabajador decida jubilarse de modo definitivo, percibirá el 100% de la pensión más el complemento a mínimo al que tuviera derecho (art. 3.4 RD-ley 5/2013). Además, el pensionista no tendrá derecho a los complementos para pensiones inferiores a la mínima durante el tiempo en el que compatibilice la pensión con el trabajo (Art. 3.2).

Exención en las cotizaciones

Con carácter general estas personas quedarán exentas de buena parte de las cotizaciones sociales. En el caso de la cotización, empresa y trabajador-pensionista cotizarán sólo por Incapacidad Temporal (IT) y contingencias profesionales. No obstante lo anterior, el art. 4 del Real Decreto-ley establece además una cotización de solidaridad del 8% (6% a cargo de la empresa y el 2% restante a cargo del trabajador).

Hasta ahora, la posibilidad de compatibilizar trabajo y pensión sólo existía para los asalariados a tiempo parcial y para los autónomos con ingresos no superiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Los funcionarios también podrán compatibilizar la pensión con un trabajo en el sector privado.

Se amplía la ‘enmienda Telefónica’ también a empresas medianas y con pérdidas.

La medida modifica la Ley de Clases Pasivas del Estado y sólo aplica a los funcionarios jubilados a partir del 1 de enero de 2009.

“Se establecen para los funcionarios públicos condiciones semejantes a las del resto de los trabajadoresde compatibilización de empleo y pensión”.

Esta novedad pasó casi inadvertida en la presentación que el Gobierno hizo el viernes de las nuevas medidas, a pesar de que supone un nuevo modelo para las clases pasivas. A partir de ahora los funcionarios también podrán compatibilizar la pensión por jubilación (50% de la misma) con el desempeño de un empleo en el sector privado, bien sea por cuenta ajena o propia.

Reforma legislativa

La medida se recoge en la Disposición adicional segunda RD-ley 5/2013, que modifica el texto refundido de la Ley de Clases Pasivas del Estado, aprobado por Real Decreto Legislativo 670/1987, de 30 de abril:

“…el percibo de las pensiones de jubilación o retiro, en el supuesto contemplado en la letra a) del artículo 28.2 del presente texto refundido, será compatible con el ejer-cicio de una actividad, por cuenta propia o ajena, que dé lugar a la inclusión de su titular en cualquier régimen público de Seguridad Social, en los siguientes términos…” Entre dichos “términos” cita que: “la cuantía de la pen-sión será equivalente al cincuenta por ciento del importe resultante en el reconocimiento inicial”.

Además, la Disposición adicional tercera matiza que “el régimen de compatibilidades de la pensión de jubilación o retiro de Clases Pasivas regulado en la disposición adicional segunda será de aplicación a las pensiones que se causen o hayan causado a partir de 1 de enero de 2009, sin perjuicio de que los efectos económicos no podrán ser, en ningún caso, anteriores a la fecha de entrada en vigor de la presente norma”. Por tanto, las pensiones de jubilación o retiro causadas con anterioridad a 1 de enero de 2009 “mantendrán el régimen de incompatibilidades que les venía siendo de aplicación”.

La medida modifica la Ley de Clases Pasivas del Estado y sólo aplica a los funcionarios jubilados a partir del 1 de enero de 2009.

Los funcionarios también podrán compatibilizar la pensión con un trabajo en el sector privado.

Otra novedad importante que incorpora la reforma es la posibilidad de compatibilizar el trabajo por cuenta propia o ajena, ya sea a jornada completa o bien a tiempo parcial, con el cobro de una pensión de jubilación ordinaria o demorada (Capítulo I RD-ley 5/2013).

Según explicó la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, “el Real Decreto-ley facilita la posibilidad de ser pensionista activo, una opción que estaba muy restringida en el ordenamiento español, a diferencia de otros países europeos”.

Sin embargo, para poder acceder a esta modalidad se deberá haber alcanzado la edad legal de jubilación y el 100% de la base reguladora. Por tanto, esta opción, que el Ejecutivo denomina con el oxímoron pensionista activo, no se podrá ejercer en supuestos de jubilación bien anticipada o bien bonificada por trabajos penosos o tóxicos.

En líneas generales, (art. 3.1 RD-ley 5/2013) se abre la posibilidad de trabajar, tanto por cuenta ajena como propia, a tiempo completo o parcial percibiendo el 50% de la pensión (importe de reconocimiento inicial y de las revalorizaciones sin incluir complementos a mínimos). Una vez que el contrato acabe y el trabajador decida jubilarse de modo definitivo, percibirá el 100% de la pensión más el complemento a mínimo al que tuviera derecho (art. 3.4 RD-Ley 5/2013). Además, el pensionista no tendrá derecho a los complementos para pensiones inferiores a la mínima durante el tiempo en el que compatibilice la pensión con el trabajo (Art. 3.2).

Exención en las cotizaciones

Con carácter general estas personas quedarán exentas de buena parte de las cotizaciones sociales. En el caso de la cotización, empresa y trabaja-dor-pensionista cotizarán sólo por Incapacidad Temporal (IT) y contingencias profesionales. No obstante lo anterior, el art. 4 del Real Decreto-ley establece además una cotización de solidaridad del 8% (6% a cargo de la empresa y el 2% restante a cargo del trabajador).

Hasta ahora, la posibilidad de compatibilizar trabajo y pensión sólo existía para los asalariados a tiempo parcial y para los autónomos con ingresos no superiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Se amplía la ‘enmienda Telefónica’ también a empresas medianas y con pérdidas

La norma modifica la disposición adicional decimosexta de la citada Ley que regula las aportaciones económicas que tienen que efectuar las empresas o grupos de empresas que ocupen a más de cien trabajadores con beneficios que realicen despidos colectivos que afecten a personas de cincuenta o más años.

De esta forma se compensa el impacto que generan estos procesos sobre el sistema de protección por desempleo y de pensiones, con el objeto de desincentivar en mayor medida los ajustes de plantilla que perjudican a trabajadores de mayor edad de forma discriminatoria.

Esta medida es conocida como enmienda Telefónica, que sólo afectaba a las grandes empresas . Pero a partir de ahora se amplía el abanico tanto por número de trabajadores como por situación financiera, ya que también se exigirá a aquellas empresas en pérdidas que en cinco años obtengan resultados positivos.

Revista de prensa

Las medidas aprobadas el viernes por el Consejo de Ministros en materia de pensiones y plazos para la jubilación reciben distintas interpretaciones en función de la línea editorial de cada periódico. El más crítico es El País, que considera “muy dudoso” que mitiguen el problema de las pensiones. Para El Mundo es “lógico” el endurecimiento de las prejubilaciones, pero critica el retraso en su aprobación, lo que ha favorecido que grandes empresas hayan culminado “duros ajustes de plantilla”. Por último, ABC respalda sin ambages las medidas anunciadas.

“Cambio precipitado”

El País resume su postura editorial sobre el anuncio hecho el viernes por el Gobierno en la siguiente frase: “La reforma de las pensiones exige medidas más reflexivas que las adoptadas ayer por el Gobierno”. Reconoce que la política social del Gobierno “está presionada por varios factores”, tales como “los costes del desempleo”, por el “debilitamiento del sistema de pensiones debido a la caída de la afiliación”, y por “la exigencia comunitaria de adelantar la fijación de la edad de jubilación en los 67 años desde el año 2027”. Si bien el Gobierno “no acepta la tesis comunitaria de adelantar el imperativo legal, pero, a cambio, se propone que la edad real de jubilación de los trabajadores se retrase por la vía de los hechos y ese es el sentido del decreto ley anunciado ayer”. Advierte de que la nueva norma en esta materia favorece las regulaciones de empleo que incluyan pocos trabajadores mayores de 50 años, pero endurece las condiciones para las jubilaciones voluntaria, forzosa y parcial”. Considera además que “es muy dudoso que las disposiciones mitiguen el problema de las pensiones. Se limitan a poner sobre el papel lo que los expertos y la propia Comisión Euro-pea recomiendan: aplazar la edad de jubilación”.

“Lógico endurecimiento de las prejubilaciones”

El diario El Mundo considera que la decisión “que tomó ayer –por el viernes– el Gobierno tiene sentido económico”. En esta misma línea añade que “si nos piden retrasar la edad de jubilación, también tendremos que hacerlo con la de prejubi-lación. Y si hace falta dinero para pagar las pensiones, hay que endurecer los requisitos para que los trabajadores se mantengan el máximo tiempo cotizando; es decir, aportando a la Seguridad Social”. En cuanto a sus repercusiones sociales, el editorial sostiene que “medidas como éstas, aunque duelan, son necesarias para preservar el sistema público de pensiones”. Añade, no obstante, que “lo que choca es que el Gobierno las haya aprobado ahora, cuando debería haberlo hecho el 31 de diciem-bre. Un retraso que ha facilitado que empresas como Santan-der, Iberia o Bankia hayan podido culminar sus duros ajustes de plantilla en mejores condiciones que las que podrían haber ofrecido con la nueva normativa en vigor”. Por último, no pasa por alto que la decisión de adelantar otra nueva reforma de las pen-siones ante la exigencia de Bruselas de «más avances», se haya realizado “por decreto”, pero sobre todo critica que la medida sea ajena “al consenso del Pacto de Toledo”.

“Pensiones: problema por anticipado”

En líneas generales,  ABC aprueba las medidas incluidas en el decreto que endurece las jubilaciones anticipadas. En un pequeño editorial en sus páginas interiores el rotativo del Grupo Vocento sostiene que “las nuevas condiciones para acceder a la jubilación antici-pada que ayer –por el viernes– estudió el Consejo de Ministros parecen acertadas, sobre todo si tenemos en cuenta el estado de las cuentas de la Seguridad Social y el grueso de cotizantes que ceban la hucha de las pensiones”. A renglón seguido insiste en la necesidad de velar por mantener el músculo financiero del Fondo de Reserva de la Seguridad, conocido como hucha de las pensiones: “Como era de esperar, algunos sindicatos están en contra «porque se recortan derechos de los trabajadores», sin caer en la cuenta de que los pensionistas también los tie-nen. Es un buen plan”. En el desarrollo informativo de las novedades anunciadas en esta materia, ABC destaca que a partir del 15 de abril no sólo las empresas con beneficios tendrán que costear el paro de sus trabajadores despedidos, sino que dicha obligación “también afectará a la mayoría de las que tengan pérdidas”.

Fuente: Aranzadi

 

 

BUFETE APORTA & ASOCIADOS
C/ Santa Engracia 128, 1º C
28003 - MADRID
Tlfs: 914 417 922 / 55 - Fax: 913 991 780
correo@bufeteaporta.es