El pago por certificar edificios, a punto para su aprobación

  • El Consejo de Ministros puede aprobarlo este mismo mes
Vivienda: Pago del certificado energético

Tras varias semanas de retraso, ayer por fin el Consejo de Estado remitió su dictamen sobre el proyecto de Real Decreto para la Certificación Energética, por el que los contratos de compraventa o de arrendamientos celebrados a partir del próximo 1 de junio deberán contemplar una etiqueta que clasifica la vivienda según su consumo desde la A (menor categoría) a la G (categoría más baja y que aglutinará a los edificios de mayor consumo).

El precio de este certificado aún está por determinar, aunque en países vecinos de Europa van desde los 250 a los 400 euros.

El texto que recoge esta normativa ya ha sido remitido al Ministerio de Industria para llevar el proyecto de Real Decreto para la Certificación Energética al Consejo de Ministros para su aprobación definitiva.

Recorrido de la norma

Hace más de un mes que se presentó en el Consejo de Estado el nuevo texto del proyecto para la Certificación Energética de Edificios Existentes. Cuando este documento, que lleva en vías de aprobación desde 2012, sea aprobado igualará a España con el resto de los países de la Unión Europea en materia de certificación energética.

Si se mantiene el texto presentado el 31 de enero, a partir del 1 de junio el certificado energético de viviendas será exigible a todos los inmuebles que se pongan en venta y alquiler. Este es el tercer proyecto de Real Decreto que se redacta en un año, el anterior texto marcaba el 1 de enero de 2013 como fecha de entrada en vigor de la nueva normativa. Aun así el 2012 terminó sin aprobación por parte del Consejo de Ministros, lo que suscitó mucha incertidumbre en un sector, el de la construcción, que llevaba un año preparándose para adaptarse a la nueva situación.

El certificado energético estudia las condiciones constructivas de una vivienda y sus instalaciones para otorgarle una calificación en función del consumo en energía del inmueble. Se resume en una etiqueta energética muy similar a la que estamos habituados a ver en los electrodomésticos. Además los inmuebles en venta o alquiler deberán incluir la etiqueta en todo anuncio o proceso publicitario, junto al resto de los datos de la vivienda. Se facilita así una valiosa información sobre el consumo energético.

Fuente: El Economista.es

BUFETE APORTA & ASOCIADOS
C/ Santa Engracia 128, 1º C
28003 - MADRID
Tlfs: 914 417 922 / 55 - Fax: 913 991 780
correo@bufeteaporta.es