Dudas sobre venta de acciones. ¿Es competente el juez mercantil o el civil?

El juez mercantil no puede dirimir dudas sobre venta de acciones

El hecho de que el objeto de un contrato de compraventa sea la venta de participaciones sociales no le atribuye competencia a los Juzgados de lo Mercantil para entender de pretensiones de validez, nulidad o incumplimiento de dichos contratos. Por el contrario, será competente el Juzgado de Primera Instancia, según ha declarado la Audiencia Provincial en su auto de 26 de marzo de 2012.

 El ponente, el magistrado Gómez Sánchez, resuelve así un supuesto en que tanto el Juzgado de Primera Instancia como el de lo Mercantil se negaron a conocer de la demanda interpuesta por una empresa en relación a un contrato de compraventa de acciones por entender ambos que carecían de competencia objetiva.

Comparte el ponente el razonamiento del Juzgado de lo Mercantil por el que negó su competencia, al interpretar que lo debatido en el litigio no era una cuestión societaria, sino una controversia relativa a la eficacia de un contrato de compraventa de participaciones sociales y, acumuladamente, una acción contra persona a la que se involucra en el proceso en calidad de socio de una mercantil y no en ejercicio de acción de responsabilidad de administradores societarios.

Recuerda el auto que según el artículo 86 ter, 2, de la Ley Orgánica del Poder Judicial, “los juzgados de lo mercantil conocerán de cuantas cuestiones sean de la competencia del orden jurisdiccional civil respecto de a) todas aquellas cuestiones que dentro de este orden jurisdiccional se promuevan al amparo de la normativa reguladora de las sociedades mercantiles y cooperativas”.

Acción de nulidad

Ahora bien, en este caso, afirma el magistrado, la demanda cuya admisión a trámite se rechazó por la resolución ahora apelada “no se ejercita pretensión alguna al amparo de dicha normativa toda vez que lo que en ella se postula es, esencialmente, una acción de nulidad de un contrato de compraventa de participaciones por la concurrencia de error como vicio del consentimiento”. Y, subsidiariamente, continúa el auto, “una acción de resolución del mismo contrato por razón de incumplimiento, así como, en definitiva, las acciones restitutorias y resarcitorias propias de esas formas de ineficacia negocial”.

Bajo estos argumentos concluye que “tal cuestión no está regulada por la normativa societaria, sino por las normas del Código Civil reguladoras de las obligaciones y contratos” y que el hecho de que el objeto de la compraventa sean acciones de una sociedad “no es una cuestión determinante de la normativa aplicable, pues la disciplina legal reguladora de la pretensión ejercitada no es la normativa reguladora de las sociedades mercantiles sino el Código Civil”.

Fuente: El Economista.es

BUFETE APORTA & ASOCIADOS
C/ Santa Engracia 128, 1º C
28003 - MADRID
Tlfs: 914 417 922 / 55 - Fax: 913 991 780
correo@bufeteaporta.es