Movilidad del trabajador

En la revista Disjurex, se publica un supuesto interesante de leer y debatir:

Una empresa que está ubicada en el Bajo Ampurdán de Gerona, ¿puede enviar a un trabajador a una empresa situada en Barcelona para hacer el control de una máquina que han reparado y ver su correcto funcionamiento?  y ¿a China para hacer el control de calidad de una maquinaria comprada en aquel país?

 
Traslado versus desplazamiento

El Estatuto de los Trabajadores distingue entre traslado y desplazamiento. Mientras el traslado supone el cambio a un centro que exige el cambio de residencia o domicilio de forma definitiva, el desplazamiento es una variación temporal que obliga al trabajador a residir eventualmente en población distinta de la de su domicilio habitual. En todo caso, el desplazamiento superior a 12 meses en un periodo de 3 años tiene el tratamiento de traslado. En ambos supuestos la Ley no concreta la distancia que debe existir al nuevo centro de trabajo para que pueda hablarse de traslado-desplazamiento o la potestad empresarial de modificar el lugar de prestación de servicios.

De Gerona a Barcelona

A falta de mas datos, la movilidad del trabajador a una empresa situada en Barcelona es una movilidad geográfica que no requiere existencia de causa, por lo que, entra dentro de las facultades de dirección y organización de la empresa. El trabajador debe acatar dicha orden, si bien el empresario deberá abonar los gastos de viaje, dietas y kilometraje que estén establecidos en convenio o en su caso, que la empresa los ponga a su disposición.

De Gerona a China

Enviar a China al trabajador para efectuar el control de calidad de una maquinaria, será catalogado como un desplazamiento, siempre y cuando el mismo no supere los 12 meses en un periodo de 3 años. Debe existir una razón económica, técnica, organizativa o de producción que lo justifique (lo cual se da en este caso por razones organizativas), debiendo comunicar la empresa al trabajador afectado dicho desplazamiento con una antelación suficiente a la fecha de su efectividad, que no puede ser inferior a 5 días laborables en caso de desplazamientos de duración superior a 3 meses. Si el trabajador no estuviera de acuerdo, puede recurrir dicha decisión ante el Juzgado de lo Social, sin perjuicio de la ejecutividad del desplazamiento a China.

El desplazamiento a Barcelona no precisa una razón económica, técnica, organizativa o productiva que lo justifique, al contrario que el desplazamiento a China, que sí lo requiere”

Leer más

Hay que leer los contratos

Un defecto que tenemos habitualmente es no leer los contratos que nos ponen a firmar (telefono, gas, luz, etc.) y esta actitud tiene consecuencias negativas. Os expongo un supuesto curioso que creo que os debe hacer reflexionar.

Hay que leer los contratos

Mala fe

En un contrato de suministro entre un proveedor francés y un cliente español, por un error de redacción, consta un precio de transporte de mercancías ridículamente bajo. El cliente español está exigiendo el cumplimiento del contrato a sabiendas de lo inicuo de su conducta. ¿Qué puede hacer el proveedor francés teniendo en cuenta que el contrato se rige por el Derecho español?

Vicio del consentimiento

De acuerdo con el Código Civil español y con la jurisprudencia, uno de los elementos esenciales del contrato es el consentimiento, siendo nulo el consentimiento prestado con error o dolo. Para que el error invalide el consentimiento debe ser esencial y recaer sobre la sustancia de la cosa que fuere objeto del contrato, o sobre aquellas condiciones de la misma que principalmente hubiesen dado motivo a celebrarlo, añadiendo la jurisprudencia que el error debe ser invencible o excusable, debiéndose tener en cuenta que es inexcusable el error cuando pudo ser evitado empleando una diligencia media o regular, y por lo tanto dicho error inexcusable no ampara la nulidad del consentimiento.

En este caso parece claro que el proveedor francés no leyó concienzudamente el contrato antes de firmarlo, por lo que el error que podría alegar fue evitable y es imputable a su propia negligencia.  No será pues probable que una acción de nulidad de contrato por vicio en el consentimiento prospere en España, debiendo la empresa francesa cumplir con los términos y condiciones del contrato por ridículas que resulten.

No se puede alegar vicio del consentimiento si el firmante pudo leer las cláusulas antes de firmar y no objetó en su momento.

Fuente: Disjurex”

Leer más

BUFETE APORTA & ASOCIADOS
C/ Santa Engracia 128, 1º C
28003 - MADRID
Tlfs: 914 417 922 / 55 - Fax: 913 991 780
correo@bufeteaporta.es